Hemos hablado en muchos de los posts sobre bodas, de hecho la realidad es que hubo un tiempo en el que parecía que las bodas estaban pasadas de moda, sin embargo han vuelto a cobrar auge y protagonismo desde hace algunos años.

La bodas siempre han sabido tocarme la fibra. Eso de “sí quiero” y de “en la riqueza y en la pobreza todos los días de mi vida” me llega muy dentro y me emociona. Por otro lado, reconozco que las bodas se han convertido en un “examen” para los novios y es que últimamente me planteo si la gente que se casa está más pendiente de todos los detalles del evento que del paso que van a dar: un paso importante y firme en el que el verdadero protagonista sea el amor y no el menú o el DJ.

En cualquier caso, lo más bonito es ver cómo pasa el tiempo y esas dos personas que decidieron unirse celebran juntos cada año que pasa. Es el ejemplo de un malagueño que de momento tengo que mantener en el anonimato y que me ha encargado una joya muy especial: un anillo de pedida. El motivo no es que le vaya a pedir a su pareja casarse, pues se casaron hace casi un año, es simplemente darle el anillo de pedida en su primer aniversario ya que no pudo dárselo en su momento.

 

Detalles bonitos de bodas bonitas
Detalles bonitos de bodas bonitas

 

Y si te emociona leer eso, vete sacando los pañuelos para saber que utilizaremos una joya antigua, de su familia, que tiene mucho valor sentimental para él y que había guardado desde hace muchos años esperando el momento perfecto. Fundiremos esa joya para darle una nueva vida.

Y hablando de joyas para bodas, aquí dejo el último broche que una tía encargó para su sobrina: Broche de plata personalizado con inicial y piedra Lapislázuli, puesto que ya sabes: hay que llevar algo nuevo, algo prestado y algo azul :)

 

joyas para bodas: broche de plata y piedra azul
joyas para bodas: broche de plata y piedra azul

Otros posts que te pueden interesar

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail