Como he comentado a lo largo de este 2016, este año reina el estreno de la treintena en mi entorno más cercano y es una alegría celebrar con aquellos a quienes quieres, que sigues compartiendo vivencias y sumando momentos en una nueva década de sus vidas.

Es el caso de Marina, a quien conozco de toda la vida y a quien le hemos regalado unos pendientes hechos especialmente para ella de parte de todo el grupo de amigas. Quien me lee a menudo sabe bien que para mí las joyas significan eternidad, dejan la huella de personas que han caminado con nosotros o que siguen en nuestro camino. Huella de momentos inolvidables, etapas que merecían ser inmortalizadas.

 

Creando el recubrimiento de las piedras
Creando el recubrimiento de las piedras

 

¡A trabajar! Fabricando el recubrimiento de las piedras
Una vez hechas las boquillas pasamos a darles forma ovalada

 

Marina es una de las personas más dulces que conozco, no sé si es de tanto comer azúcar (por algo la llamamos “Marina-Golosina”), pero te dan ganas de comértela a ella. Guapa, dulce y servicial, la profesión de enfermera le va como anillo al dedo ya que le gusta cuidar a los que tiene alrededor. Con una persona así, la piedra que elegimos no podía ser otra que el cuarzo rosa, sinónimo del amor.

Ella quería unos pendientes que pudiera ponerse a diario, es decir, que no estuvieran fuera de lugar en un quirófano, así que nos decantamos por un diseño discreto y pegado al lóbulo.

 

Llegó el momento de coger el soplete... ¡A soldar!
una vez hechas las boquillas de las piedras, soldamos una pieza de plata hecha a medida que sirva para colocar los palillos y que además sirva de mayor soporte para las piedras.

 

El cuarzo rosa es una piedra que suele gustar a todo el mundo. Quizás la más popular dentro de la familia del cuarzo, siempre se ha confiado en que esta piedra desarrolla y atrae el amor. Utilizada tradicionalmente para sanar el estrés emocional, la ansiedad y el miedo, el uso más curioso es llevarla encima para desarrollar la fertilidad.

Pienso que en la vida, hagamos lo que hagamos en nuestro día a día, la cosa cambia cuando lo hacemos con amor y el amor debe radicar en nosotros mismos, en nuestro interior. Me llena de alegría saber que Marina lucirá diariamente estos pendientes que he hecho y que hemos regalado con tanto AMOR :)

 

pendientes de cuarzo rosa y oro (1)
Resultado final con baño de oro amarillo y efecto mate

Otros posts que te pueden interesar

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail